Fran Álvarez habla por primera vez en televisión de su matrimonio con Belén Esteban, siete años después de su divorcio.

Habla ahora porque se siente fuerte. Es una persona nueva desde que está en rehabilitación por su alcoholismo. Trabaja en el restaurante de sus padres y ha decidido que ya está bien de que sólo se haya escuchado la versión de Belén sobre su matrimonio.

Aunque asegura que estaba muy enamorado de Belén y que cree que ella también de él – de hecho niega que se casase por despecho – el matrimonio estaba condenado al fracaso porque “juntos eramos una bomba de relojería”. Es más, añade que la suya era una relación de “amor-odio” y que “ninguno de los dos éramos conscientes de lo mal que estabamos cada uno”.

Dice que no encajaba en el mundo de Belén, y que sentía “como un mandado”. Señala que ya no siente nada por ella pero que, sin embargo, Belén le odia “y me ha humillado públicamente”.

Reconoce que Belén le echó numerosas veces de casa, que él nunca se fue, pero no logra recordar las circunstancias en las que decidieron separarse definitivamente.

Lo más peliagudo ha llegado con el asunto de la nulidad. Fran niega que no quiera firmarla “si me presentan los papeles ahora mismo, los firmo” pero Antonio Rossi ha puesto el dedo en la llaga. Belén Esteban no quiere pagar ella sola los 6.000 euros que cuesta la nulidad, como tuvo que hacer con los 5.000 del divorcio. Entiende que tienen que pagarlo a medias, pero Fran no tiene intención de hacerlo porque no tiene previsto casarse.

Ha negado que, ya divorciados, Belén Esteban tratase de ayudarle a través de María Patiño, pero que fue imposible porque él no quiso reconocer su problema, situación que ha reconocido el periodista Aurelio Manzano.

Fran asegura que no ha vuelto a ver a Toño Sanchís desde que se separó de Belén. Este sábado, el que fuese representante de Belén contó en el mismo programa que había acudido a comer al restaurante de los padres de Fran y que estos le dijeron cosas como éstas: “Menos mal que Belén echó a Fran de su casa, porque sino a día de hoy no tendría hijo, se habría muerto o se habría quitado de en medio”. El padre también le dijo que cuando Belén iba al bar “pasaba por delante de mí y me ignoraba” y la madre apostilló que “yo le decía a mi Fran que Belén estaba enamorada de Toño”.

Fran nunca vio nada raro entre Toño y Belén “yo vi una relación como de hermanos” y confirma que Toño quiso negociar su participación en Supervivientes a espaldas de Belén.

Ha aclarado también que. cuando estaba casado con Belén, vivía de la prestación por desempleo, porque su padre le despidió porque no acudía a trabajar.

Fran asegura que, después de separarse, ha estado enamorado de una mujer “hasta las trancas” y que la relación duró dos años.

Ahora, afirma ser un hombre nuevo y haber dejado atrás la mala vida. Es más, asegura estar dispuesto a afrontar una aventura como la de participar en Supervivientes.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios