La habitual reaparición de Belén Esteban tras sus vacaciones, no ha tenido las consecuencias que ella esperaba.

Hasta amigos como Antonio Rossi han reconocido que Belén se equivocó haciendo pública la llamada teléfonica que le hizo Mª José Campanario cuando ésta estaba ingresada en una clínica de salud mental. El “belenazo” de este año no ha gustado a la mayoría de los espectadores, que se volcaron en las redes mostrando su indignación por las palabras de Belén, aunque en audiencia ha funcionado.

La expectación creada con “la llamada que lo cambiará todo” se convirtió en asombro cuando se desveló de qué se trataba. Seguramente, sabía que tenía que dar un “belenazo” como tiene acostumbrado a los espectadores, y como no había ningún tema realmente llamativo, se vio obligada a darle más importancia a la llamada de Campanario de la que tenía.

Belén suele dar unas entrevistas fantásticas, pero esta vez ha estado desafortunada y seguro que será la primera en tratar de enmendarlo cuando se dé cuenta del alcance de lo dicho.

Error también fue, en su momento, poner el altavoz durante la llamada, para que su pareja y los padres de ésta pudieran escucharla. No está bien hacerlo si la persona que llama no está advertida.

La intervención de Kiko Matamoros en el Deluxe estuvo llena de sentido común, aunque no gustó nada ni a la presentadora ni a la mayoría de los colaboradores. Le preguntó a Belén que por qué hacía pública esta conversación, y ella respondió que porque cuando se lo quiso explicar por teléfono a Jesús Janeiro, éste le colgó el teléfono. Reacción inadmisible, desde luego, pero que no la justifica. Como dijo KIko, el que los demás hagan las cosas mal, no significa que tú también tengas que hacerlo mal. Que esto no era “Duelo en OK Corral”. No se puede responder a un desaire aireando la privacidad de una persona enferma que está bajo fuerte medicación.

También tocó Belén el tema de las cajas de zapatos, asegurando que se lo habían confirmado gente de allí y que eran más de las que decían. No sabe si se trata de una obsesión pero tampoco cree que sea para enseñarselo a su hija en la famosa conversación que Jesús quería tener con su hija cuando ésta cumpliese 18 años, porque ya han pasado dos meses de su cumpleaños y no ha habido novedad al respecto.

El resto del “belenazo” tampoco respondió a las expectativas. Se mostraban unas llaves con las iniciales “T.S.”con gran misterio, pero en realidad se trataba de algo que ya sabíamos, que Belén puede ejecutar la sentencia y quedarse con la casa de Toño Sanchís. Y el otro cebo que se mostraba, unos patucos, también resultó ser lo mismo de siempre, no está embarazada pero le gustaría mucho y lo está intentando.

El domingo, Toño Sanchís cargó con fuerza contra su ex representada en el programa de Toñi Moreno Viva la Vida, incluso podríamos decir que ha sido su intervención más contundente, calificando la entrevista de “ruin” y “miserable” y asegurando que Belén está “obsesionada con Jesús y la víctima es María José Campanario“.

Cree Toño que Belén ya estará arrepentida, y que estaba dirigida por la productora del Deluxe. Pero, fue más allá afirmando que Belén consideraba a Jesús y María su “seguro de vida” para cuando no tuviera ya de qué hablar. Y el golpe definitivo llegó cuando aseguró que Belén le dijo una vez que nunca iba a dejar que Jesús fuese feliz.

En El Programa de Ana Rosa, hemos podido ver a Belén Esteban cuando se disponía a coger su coche, y a la pregunta de cómo se ha tomado las críticas que ha suscitado su entrevista en el Deluxe, ha contestado que “siempre me han criticado” y no se ha mostrado arrepentida “Creo que no he hecho nada malo, y yo hablé con muchísimo respeto”.

Para Alessandro Lequio, el “belenazo” de este sábado ha sido “una estafa” porque no ha estado a la altura de lo que prometían – ni mucho menos- y “una inmoralidad” por hacer pública una conversación con una persona enferma.

Sin duda, el que haya revelado esa conversación, como bien ha dicho Joaquín Prat en El Programa de Ana Rosa, ha dinamitado los puentes que podrían haber tendido entre ellas. Una lástima.

Ana Rosa Quintana también ha afirmado que, personalmente, no le ha parecido bien que haya divulgado esa conversación privada con una persona que en esos momentos no estaba bien, pero está segura que Belén, que es una persona sensible, recapacitará.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios