Terelu Campos se ha tenido que enfrentar a acusaciones de “diva” y “déspota” por parte de personas que trabajaron con ella o estuvieron de público en su programa “Con T de Tarde” que condujo en Telemadrid entre 1997 y 2004.

Durante toda la semana, en Sálvame, los testimonios de personas que habían trabajado en Con T de Tarde y que la definían como “prepotente” y “mandona” se sucedían, así como los relatos que hablaban de una Terelu a la que le abrían las natillas, le tenían un cigarro encendido y le sostenían el cenicero, o le tenían las zapatillas preparadas para las pausas publicitarias. Incluso se dijo que había escupido un chicle a la cara a un trabajador de Telemadrid.

A todo esto, contestaba con sarcasmo la aludida que le daban el yogur y luego le limpiaban la boquita, y con más sorna aún pedía a la dirección que consiguiesen también el testimonio de la persona que le sonaba los mocos y le limpiaba el culito.

Terelu Campos, daba la cara en Sálvame reconociendo que estaba “fastidiada” y que “a lo largo de una vida uno tiene aciertos y errores” pero que es una buena persona “he podido equivocarme pero jamás he ido a hacerle el mal a nadie”.

Terelu quiere dejar bien claro que su implicación en el programa, como en todos los que ha presentado, ha sido del 100% “yo no llegaba a la una y me maquillaba”.

Entiende que alguna vez ha podido tener una mala contestación, pero que en un programa en directo durante tantas horas…

Comprende que cuando uno decide dedicarse a la misma profesión que un familiar con la relevancia de su madre, tiene que pagar un precio. En todo caso, entendemos que el que está pagando Terelu es excesivo, y máxime cuando sabemos los que la seguimos desde sus inicios que es una persona de machacarse mucho a sí misma – como ella misma ha reconocido estos días- y que está pasando desde hace ya un par de años por un bajón anímico que podría acabar perfectamente en depresión… si no lo es ya.

Recordemos que no hace tanto tiempo que Terelu, que el 31 de agosto cumplirá 53 años, le dijo a Jorge Javier Vázquez en el Deluxe que se sentía “como una mierda, gorda, fea y vieja”. Eso dice bastante sobre sus inseguridades y su estado de ánimo.

Kiko Hernández insistía en que los sindicatos de Telemadrid llegaron a darle un toque a la presentadora y que el periodista Carlos Pérez Gimeno había dicho en ESradio que en Telemadrid se bromeaba diciendo “cuidado, que viene Terelu”.

Otros compañeros como Alonso Caparrós – al que quiere mucho y por eso no quiere tener en cuenta sus palabras-  o Víctor Sandoval, se han sumado al “todos contra Terelu”.

Terelu, lógicamente, está desbordada y no pudo por menos de exclamar “Han pasado 21 años, ¿Qué queréis que haga?” preguntándose qué es lo que buscan sacando esto ahora.

En el programa “Viva la Vida” de Telecinco, los colaboradores y la propia presentadora, que ha trabajado mucho tiempo con ella, salieron en defensa de su compañera. La periodista Paloma García Pelayo ha afirmado que si le llevaban las natillas abiertas es porque no tenían tiempo que perder en un programa en directo. Añadimos que seguramente se las llevaban en una pausa publicitaria.

Kike Calleja se sorprende que sólo le critiquen por su época en Telemadrid, cuando ha hecho tantos programas, la verdad es que eso es bastante sospechoso. Ha añadido que Terelu es muy generosa y ha ayudado a mucha gente.

En todo caso, esto sucedió hace 21 años, las personas cambian, maduran, les ocurren cosas… si nos ponemos a juzgar comportamientos pasados, esto va a ser el cuento de nunca acabar, porque a ver quién tira la primera piedra.

Comentar

Comentarios