Rosa Benito le abre su corazón como nunca al periodista Luis Rollán en esta entrevista que protagoniza la portada de la revista Semana.

Rosa se encuentra en un momento muy tranquilo, aunque no lo ve como una segunda juventud “soy realista, tengo 62 años” pero tras haber tocado fondo, estando incluso ingresada por depresión, ahora se siente bien mentalmente, más fuerte y más segura.

Ha dejado atrás definitivamente su trabajo en Sálvame, que dejó tras terminar su contrato y ofrecerle uno de 3 meses y tan sólo yendo una vez a la semana. Rosa entendió que no querían que siguiera y no se arrepiente de haberse marchado. Sí continua en la cadena comentando Supervivientes y aunque le han ofrecido ir al Deluxe, por ahora no le apetece.

No mantiene relación con sus ex compañeros, salvo mensajearse con alguno, pero si se los encuentra le da alegría porque han compartido mucho. De Chelo García Cortés dice que no entiende su cambio hacia ella, De Belén Esteban, que está muy contenta del momento tan bueno que está pasando, y que aunque han sido muy amigas ahora no tienen relación, de Kiko Hernández, que lo que más le duele es que se meta con lo que más quiere, de Mila Ximénez, que tenía con ella la relación más estrecha “en los momentos duros yo estuve a su lado” y de Raquel Bollo que han sido y son amigas y que ahora tienen buena relación además de trabajar juntas en Viva la Vida.

Actualmente, vive de las citadas colaboraciones opinando sobre el reality del que se proclamó ganadora en 2011, y de las actuaciones con su hija Rosario. Al igual que Julián Contreras Jr, debido a su deuda con Hacienda ella vive de lo que le da un Administrador Concursal que gestiona su dinero y controla sus gastos y le da dinero según él considera.

Rosa no pide más “mi casa está al día y tengo para comer, no necesito más” y tiene ya pagada más de la mitad de su deuda con Hacienda, algo que ha conseguido yendo a GH Vip y colaborando en los medios. Paradójicamente, está saliendo ella sola de una situación que se encontró sin buscarla. 

A Rosa, como no podía ser de otra manera, le han dolido mucho los ataques de Sálvame hacia su hija Rosario “el trabajo solo es sagrado para algunos” y reconoce que no sabe de lo que hubiese sido capaz si su hija no llega a pedirle que no entrase al trapo.

Sobre Amador, dice que “tiene su vida y yo la mía, pero si me necesitase, estaría allí” y reconoce que ningún hombre ha vuelto a dormir en su casa porque no ha querido y por respeto a sus hijos. Pero, aunque ahora mismo no hay nadie en su vida, está abierta al amor.

Lamenta mucho no tener relación con su sobrina Rocío Carrasco, aunque matiza que sí le invitó a su boda, aunque no acudió porque llevaban mucho tiempo sin tener contacto y sería ir por la foto. Antes se lo consultó a la foto de Rocío Jurado que tiene en la entrada de su casa. Pero deja claro que “si mi sobrina Rocío me necesita, yo estaría ahí la primera”.

Con Antonio David no tiene contacto alguno. Rosa tiene muy claro que si viviese Rocío Jurado “algunas cosas no hubieran sucedido”.

Con Raquel Mosquera tenía mucha relación estando casada con Pedro Carrasco. Después hizo su vida pero ahora cuando coinciden son muy cariñosas la una con la otra y para Rosa, es la ganadora de Supervivientes “me está gustando mucho” dice.

Aunque será cristiana hasta que se muera, reconoce que el budismo le ha venido fenomenal para crecer como persona, tener más seguridad y quitarse miedos.

Le deseamos de corazón a Rosa Benito que pueda resolver sus problemas lo antes posible y se dedique por fin a ser feliz, porque lo merece.

 

Comentar

Comentarios