Revelador polígrafo a Julián Contreras, que aportó luz sobre temas que no estaban muy claros.

No es fácil que una entrevista o polígrafo a alguien que ya ha visitado tantas veces un plató, arroje datos que no conocíamos, pero así ha sucedido.

julian-deluxe-poligrafo-conchita-jorge

Resulta que, lejos de pensarse que Julián Contreras padre ha sido un lastre para su hijo, éste apunta a que más bien podría ser al contrario, ya que, literalmente, arruinó a su padre, ya que éste le dio todo lo que tenía, todos sus ahorros, para que montase el restaurante italiano. Cayetano les ayudó con la reforma del local. Pero, lo que más llama la atención es saber que, si no llega a poner el restaurante, hubiesen podido vivir muy bien con el dinero que tenían ambos.

Reconoce pues, que fue un error poner el negocio y que lo hizo “por el estigma de que no hacía nada, de que no trabajaba”.

Aunque el polígrafo determinó que mentía, Julián desmiente que sus hermanos hayan estado manteniendo a su padre, aunque reconoce que éste lleva 20 años sin trabajar. Preguntado por a qué se dedicaba su padre, habló de las canciones que ha compuesto a artistas como Manu Tenorio, y de un negocio de importación de telas desde Marruecos.

El otro dato que no conocíamos, es que, a pesar que Julián admite que en su casa siempre se ha hablado mal de Isabel Pantoja, y que sus hermanos la han criticado más de una vez, finalmente llegaron a tener un acercamiento, cuando Charo Vega les hizo una pequeña encerrona. Cuenta que el encuentro, en casa de Carmina, fue cordial y que después volvieron a coincidir en el AVE.

Otro punto revelador de la noche fue cuando se preguntó a Julián si estaría distanciado de sus hermanos si su madre viviese. Dijo que sí, y el polígrafo determinó que decía la verdad, algo confirmado por Lydia Lozano. Dice Julián que ya no se hablaba con Fran en vida de su madre. Se confirma que le pidió ayuda para sacar a su madre de sus adicciones y Fran se desentendió. Julián se sintió muy solo y esa, desde luego, sí sería una razón para distanciarse.

A Julián le sigue atormentando no haber logrado sacar a su madre de las drogas, aunque puntualizó que su madre sólo tenía adicción a las benzodiazepinas – tomaba más de 40 pastillas al día- y que de otras sustancias sólo era “consumidora social”. En ello, el joven invirtió toda la herencia de su abuelo, cien mil euros.

Lo que tampoco gustó a Julián es que sus hermanos pusieran el grito en el cielo cuando él relacionó a su madre con las drogas por primera vez en su libro de memorias y luego Francisco ha hablado de ello con naturalidad tanto en el programa de Risto Mejide con en el de Bertín Osborne.

Julián estuvo a punto de caer también en la dependencia de los fármacos antidepresivos, pero logró dejarlos a tiempo tras pasar un infierno con la abstinencia que superó gracias al deporte. Durante su depresión, se levantaba con la idea de acabar con todo y escribía cartas a sus seres queridos para despedirse. Por la noche, con ayuda de su gato, mejoraba su estado de ánimo, pero al día siguiente se volvía a repetir el mismo bucle.

El polígrafo determinó que mentía cuando dijo que no sentía envidia de la vida de sus hermanos, y lo mismo ocurrió al preguntarle si tenía el mismo sentimiento con la buena relación de ellos con Kiko Rivera. Matizó Julián que no se trataba de un sentimiento tan negativo como la envidia “me gustaría tener esa buena prensa, esa estabilidad….”

Quizá lo que sembró ciertas dudas sobre si es el dinero el principal problema entre los hermanos fue que el polígrafo determinase que mentía cuando le preguntaron si dejó de coger el teléfono a Fran cuando éste se negó a prestarle más dinero. Él insiste en que no fue así pero Antonio Rossi asegura que Julián “desapareció” para sus hermanos cuando dejaron de prestarle dinero. El periodista insiste en que la reconciliación “está en su mano” y que es el responsable de esta mala relación “al menos de no hacer nada por arreglarla” y que si le perdonan más cosas a Kiko Rivera que a Julián es porque “les duele más lo de Julián”.

Julián no ha acudido al hospital a conocer a su nuevo sobrino para no generar una situación incómoda. Recuerda que cuando fue a Zaragoza a ver a Francisco que acababa de sufrir una gravísima cornada “no fui bien recibido ni bien tratado”  y que estuvo esperando 5 horas frente al hospital hasta que pudo verle.

Pero, Julián ha reconocido que echa de menos a Francisco, con el que más relación tenía.

julian-poligrafo

El polígrafo determinó que Julián mentía cuando afirmaba que quería pagar a sus hermanos hasta el último euro que les debía, pero más que mentir, es que él se refiere que su prioridad en esta vida es pagar a todos sus acreedores, sean Hacienda, amigos o hermanos. Actualmente, la economía de Julián está en manos de un administrador concursal y de una nómina de 1.200 euros, él sólo percibe 160.

El polígrafo subió de tono cuando Julián contó que usaba aplicaciones como Tinder para ligar, que nunca había tenido relaciones con hombres aunque le había surgido la oportunidad “pero nunca he tenido la curiosidad” que acudió a un local de intercambio de parejas, que participó en una orgía “pequeña” con 4 mujeres, que recurrió a fármacos para aumentar su vigor sexual cuando estaba con la medicación para la depresión, y que le consta que circulan vídeos eróticos suyos y le han llegado a extorsionar para no hacerlos públicos.

Para terminar, se determinó que Julián cree que su madre estaría orgullosa de él “pero no tanto como yo de ella” matizó con los ojos bañados en lágrimas.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios