La decisión de Terelu Campos de mostrar a su hija en la revista Hola, ha traído una polémica bastante absurda.

A muchos nos ha parecido una decisión sobrada de sentido común. Para que el día que cumpla los 18 la persigan y saquen fotos de ella de cualquier manera – poco favorecedoras o que no muestren su verdadera imagen- es mucho mejor que la veamos en un reportaje cuidado y con una Terelu presumiendo de hija, que ya es hora que aparezca en los medios por algo bueno y positivo, no todo pueden ser malas noticias. Alejandra es muy guapa y todo un descubrimiento por la seguridad que desprende.

A los que admiramos a las Campos y seguimos su trayectoria desde que la matriarca trabajaba en Radio Cadena Española, nos resulta especialmente grato verlas en su faceta más personal, y disfrutando de su familia. Su éxito, además de sus dotes como comunicadoras y su excepcional profesionalidad, reside también en su cercanía, por ello, verlas en su faceta más humana, como ocurrió con Las Campos, es casi una continuidad de su trabajo.

Por supuesto, también nos ha encantado ver a Carmen Borrego con su hija Carmen, que ya está más crecidita que Alejandra, y a la que encontramos enormemente atractiva y con una personalidad arrolladora.

No ha ocultado Terelu en ningún momento – con su sinceridad habitual – que lo ha hecho porque era absolutamente inevitable que Alejandra saliera, y también por dinero.

Lo que sí que ha desmentido Terelu es la información de Belén Esteban que apuntaba a que había tratado de parar un debate en Sálvame en el que estaba previsto que se hablase de su hija. Se queja Belén del trato de favor del programa con Terelu y su hija respecto al que tuvieron ella y su hija cuándo ésta cumplió los 18. Además, ha advertido a Terelu que un posado tiene sus consecuencias y que si la prensa sigue a su hija ya no se podrá quejar porque ha sido ella misma quien la ha expuesto.

Desde luego, son distintas maneras de gestionar el espinoso tema de la mayoría de edad, las dos igual de respetables. Aunque, entendemos que Terelu tiene suficiente experiencia y bagaje como para haber sopesado los pros y los contras de su decisión.

En todo caso, mostrar a los hijos no tiene por qué tener ninguna consecuencia negativa  ni puede ser utilizado como excusa ante una trayectoria vital poco afortunada. Recordemos que todos hemos sido testigos de la infancia y adolescencia de la hija del inolvidable Manolo Escobar, y Vanessa es hoy en día una mujer ejemplo de discreción, educación y profesionalidad, orgullosa de sus padres y de su apellido.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios