Raquel Mosquera se ha sometido al polígrafo del Deluxe tras una tibia entrevista la semana pasada en la que quedaron muchas cosas en el tintero.

raquel-mosquera

El polígrafo determinó que era verdad que Pedro le dijo que Rocío Jurado no tragaba a Fidel – Belén Rodríguez replicó que al final la artista acabó adorandole-  y Raquel explicó que Rocío Jurado consentía a su hija para que no enfadase, por miedo a perderla, pero Pedro no era así. Cuando Rociito tuvo el accidente y Pedro echó a Fidel de la habitación, Rocío señaló “esto va a traer cola, porque cuando salga del hospital va a intentar separarla de todos nosotros”. Y así ha sido. Raquel tiene claro que Fidel ha separado a Rocío Carrasco de toda su familia “está como abducida por él” y cuenta que cuando fue a firmar la herencia de Pedro, ahí estaba Fidel.

“El 80% de la ambición económica de Rociito es culpa de Fidel” y hasta en Houston la familia comentaba que ella era otra cuando Fidel estaba presente.

También confirmó el polígrafo que fue verdad que Antonio David fue a hablar con Pedro para tratar de recuperar a Rocío y que ambos estaban de acuerdo en que lo mejor era que se reconciliasen.

Raquel tiene un museo de Pedro Carrasco en el semisótano de su casa, presidido por un retrato enorme del boxeador con sus padres. Para ella esos objetos son muy importantes, pero en su momento para su hija no lo fueron, ya que renunció a ellos a cambio del piso en el que vivía el matrimonio en el Paseo de la Habana.

Lo más duro llegó cuando el polígrafo determinó que Raquel dice la verdad cuando afirma que Rociito se aprovechó de su enfermedad mental para salir beneficiada en el reparto de la herencia. Es más, los médicos le han dicho que no estaba en condiciones óptimas cuando firmó ese reparto, y que por esto podría haberlo impugnado, pero que no quiso hacerlo.

Cuenta Raquel que ella y Rocío se llevaban muy bien, como hermanas, y que se hacían muchas confidencias por la cercanía en edad. Pedro llegó a decir que se llevaba mejor con ella que con su madre “aunque para Rocío, su madre era lo más grande”.

Sin embargo, cuando se repartieron los bienes de Pedro Carrasco, su hija cesó el contacto con la viuda de su padre, a pesar que ésta intentó quedar con ella a través de una persona en común. Mejor se portó Rosario Mohedano, que incluso fue a verla a la peluquería “se preocupó por mí más que Rocío. Me quedé viuda y pasaron de mí. Yo le demostré en vida lo mucho que le quería. Él, se fue bastante dolido”.

Para terminar con un tema algo más ligero, Raquel confirmó que su médico le había dado el visto bueno para participar en Supervivientes, pero que ahora tenía que concretarse y llevar el informe médico si es necesario.

Os recomendamos ver este vídeo de la entrevista.

Comentar

Comentarios