Las imágenes en las que Julián Muñoz aparecía bailando sevillanas le han costado la libertad de la que disfrutaba, al menos de momento.

El pasado lunes, Julián Muñoz fue citado en el Centro de Inserción Social de Algeciras, donde le fue retirada la pulsera telemática y se le asignó un módulo. De esta manera, volvía a estar recluído.

En La Mañana de La 1, hemos escuchado que la defensa del ex alcalde asegura que aún no les han informado del motivo real de su ingreso en el Centro, y que desde que está allí ha vuelto a sufrir descompensaciones en su tensión, llegando a tener 16 de máxima y 4 de mínima.

Ha sido presentado un recurso porque la defensa entiende que esta decisión de volver a recluir a su cliente ha sido “desproporcionada” y “caprichosa”. Por aquí añadimos que también tiene bastante de “ejemplarizante” algo que ya hemos visto otras veces cuando se trata de famosos.

Se asegura que no ha incumplido ninguna norma, que la pulsera telemática le obliga a estar en casa antes de las 23:00 horas de lunes a jueves, pero que las imágenes que se grabaron son del fin de semana y que no eran ni mucho menos las 5 de la madrugada sino entre la una y la una y media de la noche.

Parece que ahora el siguiente paso es que se someta a Muñoz a un examen médico y se valore su estado real de salud. Recordemos que fue puesto en libertad con pulsera telemática debido a sus graves problemas de salud entre las que estaban una cardiopatía isquémica-hipertensiva, insuficiencia venosa, adenóma de próstata, ictus, aneurisma de aorta… y varias dolencias más.

Mila Ximénez ha hablado con Maite Zaldívar, que se muestra sorprendida por la nueva reclusión de su ex marido y coincide con la periodista en que “le han tendido una trampa”.

En El Español, leemos que la rubia que bailaba con Muñoz es una ex compañera de celda de Maite Zaldívar cuando ésta estaba cumpliendo condena, y que está más que arrepentida de haberle sacado a bailar. Julián se encontraba allí acompañando a la joven que es presuntamente su pareja actual, la venezolana Liz, que celebraba el cumpleaños de una amiga.

Mientras, esta joven, asegura que Julián y ella están muy enamorados. Las fotografías en las que le besa están hechas por un amigo venezolano de Liz, que contrató a un fotógrafo para que les siguiera “por si acaso”.

¿Podrá volver Julián Muñoz a disfrutar de la libertad que tenía hasta esta semana? ¿Este inesperado encierro deteriorará su mejorada salud? ¿Estará su joven pareja buscando fama?

Comentar

Comentarios