La discreción de Alfonso Díez

Alfonso Díez ha demostrado ser un señor, abandonando el Palacio de Dueñas sin hacer ruido.